domingo, 20 de febrero de 2011

The fighter.



"The fighter" es una película que no aporta nada nuevo pero que gana puntuación debido a las interpretaciones de dos de los personajes más relevantes en este film, una banda sonora muy acertada, un ciudadoso aspecto técnico y un ritmo lo suficiente ligero como para no aburrir al espectador.



David O. Russell dirige de manera convincente este film ya que los combates están muy bien llevados- aunque no tiene muchos, así que los que busquen entretenimiento a base de golpes que se olviden de sumergirse en esta historia- y sobre todo porque no abusa de la cámara lenta, hecho que es de agradecer.



La película se basa en la historía de Dicky Eklund (Christian Bale), un boxeador convertido en entrenador que intenta levantar cabeza después de verse inmerso en una peligrosa mezcla de drogas y delincuencia. Eklund entrenará a su hermano Micky Ward (Mark Wahlberg), a mediados de los años 80, que logrará ser recordado como un gran boxeador de la época.
Así, se queda en un estimable pero convencional drama que abarca no sólo el tema del boxeo sino además el de las drogas, el de la importancia de la familia, la superación de las metas y la búsqueda de los sueños.



En cuánto a las interprétaciones, como bien he enunciado anteriormente la carga interprétativa sin ninguna duda se la lleva un magnífico Christian Bale y una maravillosa Melissa Leo.
Bale vive el personaje, es decir, da la sensación de que no interpreta, sino que se mete en la piel de otra persona, se desenvuelve en cada escena de manera tan magistral que espero que le cueste un Oscar merecídisimo como actor de reparto. A destacar su cambio físico, en el que está casi irreconocible y muy bien caracterizado, escuálido y desaliñado, pero no solo se queda en eso, increíbles sus gestos, su expresión corporal e incluso su mirada desde la primera escena en pantalla, que revela que va a ser el mejor personaje de la historia. Sin ninguna duda se come a Mark Wahlberg, que aunque no lo hace tan mal como esperaba, ya que su rostro suele ser demasiado plano, no llega a la altura de Bale, que es inigualable. Y en cuanto a la labor femenina destacar a Melissa Leo, una actriz relativamente poco conocida que borda el papel de madre de ambos boxeadores y recrea una actitud espléndida con la que eclipsa desde el primer momento a Amy Adams, que pasa a segundo plano en comparación con ésta.



En definitiva, una película recomendable -que tengo intención de visionar en VO para disfrutar de mi adorado Bale en "directo"- que aunque no aporta nada nuevo se deja ver sin ningún problema gracias a unos buenos actores que lo viven y un director que sabe reflejarlo.





TRAILER:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada