lunes, 15 de febrero de 2010

El secreto de sus ojos.




Sinceramente, debo decir que estoy atónita, tras ver esta obra de arte cinematográfica me he quedado enmudecida. Hay veces que uno no sabe expresar lo que siente, pues ahora me ocurre lo mismo, es una película realmente conmovedora.

No sabía que iba a toparme con una película tan completa y original, una historía muy amplia, sin sinplicidades, donde lo clásico y lo moderno se fusiona. Campanella nos regala una de las mejores películas que he visto, nos deleita con un proyecto tan bien dirigido que es díficil de creer, el guión es redondo, perfecto, muy trabajado, puede llegar a hacerte reír o llorar, emociona muchísimo.



La interpretación de Darín y Villamil provoca un nudo en la garganta que no existe calificativo para describirlo, esto es cine del bueno, que nadie en este mundo ignore esta obra maestra.



(SI NO LA HAS VISTO NO LEAS ESTO)
La muerte de Sandoval para salvar a su gran amigo Benjamín, quién le apoya y le ayuda pase lo que pase; el amor entre Benjamín e Irene, es indescíptible, un amor secreto pero muy intenso, realmente precioso; el dolor de Morales por la muerte de su amada mujer, realmente conmovedor, con una sola mirada transmite amargura y soledad; la frialdad de Gómez, una persona solitaria y desgraciada, pero lo mejor de toda la película, sin ninguna duda, es ese silencioso y sorprendente final, cuando Benjamín visita a Morales y este le confiesa que mató a tiros al asesino de su mujer, sin embargo, no logra convencerlo y este decide espiarle, cuando le sigue a esa especie de cobertizo y descubre a un anciano y maltrecho Gómez, preso entre rejas y alimentado por Morales, un castigo infinatamente más doloroso que haber sido acribillado a tiros:

"Por favor, dígale que al menos me hable...": Una frase final impactante que hará historía.
Ojalá pudiera verla siempre por primera vez .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada