sábado, 22 de enero de 2011

Más allá de la vida.
























Como bien dije en mi crítica a la gran obra maestra de Eastwood: "Gran Torino", toda película dirigida por estre maestro del cine merece ser vista.












En este caso "Más allá de la vida" no llega a ser uno de sus mejores trabajos, pero tampoco se lo reprocho, no siempre se pueden hacer obras maestras. Esta película contiene una historía compleja, original y muy buena, es lo que más me ha gustado, la manera de presentarnos a los personajes, y el incapié que hace en cada uno de ellos, una fotografía muy trabajada y con unos efectos especiales en ocasiones muy conseguidos, en alguna ocasión a uno le da la sensación de que transcurre demasiado lenta, pero en el momento en el que más relajado estás, más estable y acomodado ocurre algo que a mí realmente me sorprendió mucho (spoiler 1), las actuaciones de los actores no son nada del otro mundo, exceptuando la del niño (George McLaren) que tiene ocasiones en las que su interpretación me sorprendió, ya que en toda la película interpreta a un niño muy serio y sin mucha expresión y al final consigue esa empatía tan impaciente y que se hace de esperar. No se trata de uno de los mejores papeles de Matt Damon, en este caso vuelve a repetir con Eastwood después de "Invictus" pero este personaje no tiene tanta calidad interprétativa, no lo hace mal pero tampoco se luce.

















A mí sinceramente me ha gustado mucho, algunas escenas más que otras (spoiler 2) y bueno... pienso que se merece un 7. No estamos ante una de los mejores trabajos de Eastwood pero me ha convencido. Eastwood sigue en su línea de historías originales, siempre deja huella y sobre todo: da que pensar.
































(spoiler 1) Cuando al niño se le cae la gorra y pierde el metro que poco después se estrella y se desata una explosión tremenda, sinceramente no me lo esperaba para nada, me dí un gran susto y me produjo una conmoción de la que me costó recuperarme jaja (increíble pero verdad).

(spoiler 2) Las escenas que más me han gustado han sido las del principio, las de ese tsunami tan bien representado, la de cuando el personaje de Matt Damon decide dejar entrar a casa al niño que lleva esperándole en la puerta horas y horas, la historía de la madre de los gemelos, que incluso padeciendo un problema tan grave y llegando a ser un peligro para los niños ellos mismos la encubren para seguir viviéndo en casa y que los de asuntos sociales no les transladen a una casa de acogida y sobre todo la escena final, muy bonita.











































Clint Eastwood & George McLaren en el rodaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada